Derribando mitos sobre la iluminación LED

luz led

La iluminación, tanto en el hogar como en la empresa, son factores fundamentales y cada uno buscará las mejores soluciones en cuanto al tema para abaratar costos. Es bien sabido que las cuentas de la luz tienden a subir cada cierto tiempo, por lo que urge buscar una salida provechosa. Y es que, por ejemplo, las ampolletas de luz incandescente ya están quedando en el olvido, por su nivel de consumo de electricidad y porque no tienen la durabilidad necesaria, que nosotros esperamos. Es por esto que la luz LED ha ido ganando espacio, aunque aún quedan algunas dudas, que es mejor despejar o ciertos mitos, que es preciso derribar.

  • Las lámparas o productos LED dan menos luminosidad: ERROR. Una luz LED puede brindar la misma intensidad de luminosidad  que una fluorescente o una de vapor de sodio. Todo radica en elegir la lámpara o ampolleta correcta e instalarla adecuadamente.
  • Las luces LED son más caras: MITO: Si bien este tipo de productos requieren de una inversión inicial mayor que la de las luces tradicionales, ésta se comienza a recuperar de inmediato, por lo que a mediano plazo empiezas a darte cuenta que son mucho más económicas. Eso sí, hay que obtener los de empresas confiables.
  • La luz LED genera más contaminación lumínica: NO ES ASI. Una luminaria LED que está correctamente dirigida no genera más contaminación que otro tipo de lámparas. Es más, la unidireccionalidad del flujo lumínico de los LED (basta recordar que un chip LED emite luz en una sola dirección) hace que sea más sencillo dirigirla hacia el lugar que deseamos. Es cierto que este tipo de luz se difunde más a través de la atmósfera, pero con un ajuste adecuado, esto se soluciona de manera rápida.
  • Es perjudicial para la salud: FALSO. Este tipo de luz no emite radiación infrarroja ni ultravioleta y no tiene mercurio, por lo que es más sano para la salud. Se dice que la luz LED inhibe la secreción de melatonina, que se produce a oscuras y que regular los biorritmos del cuerpo. Esto puede ser cierto, pero no del todo., pues cualquier tipo de iluminación afecta a la producción de melatonina, sin embargo, esto se puede solucionar. ¿Cómo? Diseñando una instalación lumínica que se ajuste al reloj biológico de cada uno. En este mismo sentido, la iluminación LED es la solución más versátil, ya que se puede adaptar más fácil y de forma automática a las diversas necesidades lumínicas según la hora del día.